Chistes de borrachos para contar en los asados con tus amigos

Si hay algo exitoso en las reuniones de amigos en torno a un asado o una comida es la figura del contador de chistes oficial. Si es cordobés, mucho mejor.

Es por eso que, en otro aporte a la categoría Humor de este blog, llega la primera entrega del Especial de chistes de borrachos traducidos al cordobés. ¡Que los disfruten!

La catita

Llega el Alberto como a las 5 de la mañana a la casa. en un pedo galáctico después de haber estado de joda con los amigos. Empezaron guitarreando con fernet y terminaron haciendo pasitos flogger con Zumuva mezclado con gaseosa Esplash sabor Frutos del Monte ($1,50 la botella de 2 litros y medio).

En el camino a la puerta del frente se tropieza con unas bolsas de basura, patea un par de macetas con geranios que dejó su suegra cuando se fue de vacaciones, le ató un patadón a un camión de juguete que se dejó olvidado el hijo y terminó abrazado a la plata de mora del jardín.

- Ah, puerta culiada, dejá de moverte si lo mismo te vuá abrí aunque no querai.

Ante tanto alboroto, la vecina prende la luz pensando que son ladrones.

- Iá tá la guanaca esta espiando e’ nuevo. Pá enterate que tu marido te gorrea con tu cuñada no soi tan viva, ah? Mejor entro por el fondo, sino después le dice a la bruja que iego pior de lo que que acuerdo de haber iegado.

Cuando va entrando al patio, lo ve a Román Messi, su perro cruza de pekinés y perro salchicha con experimento genético, con la catita (lora chiquita) de la vecina muerta en la boca.

- Román Messi ¿Que ti dicho io sobre comer boludeces? Déle a su padre el bicho ese.

El perro gruñe cada vez que el Alberto le quiere sacar la cata de la boca, mientras el Alberto resopla porque cada vez que quiere atrapar al perro que se mueve hacia otro lado.

- Venga Román. venga acá. Deme eso porque su madre y la vecina no lo quieren y lo van a mandá a castrá cuando sepan que a usté le gusta el chupetín de cata.

En eso el dueño del pero se afirma contra la pared y siente algo blandito en el bolsillo del pantalón.

- ¡Cómo no mi acordao antes! ¡Venga el perro de papá! ¡Mi campeón mundial Román Messi! ¡Mire lo que le trajo su padre!

El chupado saca del bolsillo un chorizo todo grasiento y aplastado y se lo muestra al perro que deja al loro en el suelo y se desespera por agarrar el embutido.

El Alberto revolea el chorizo y el perro sale a toda carrera por detrás.

- Güeno, ahora habrá que desaiunar café con leche solo.

Alza el pájaro muerto, como puede se trepa a la tapia y lo vuelve a colocar en la jaula clavada en la medianera para que nadie sospeche que su perro fue el asesino de la mascota de la vecina.

Entra a la casa y se va a dormir.

Como a las cinco horas lo despierta el llanto inconsolable de la mujer.

- ¿Qué pasa, por Dios qué pasa que no se puede dormir en esta casa? Elena, dejá de ver la repeticiones de las novelas de Andrea del Boca cuando era flaca mientras pensas que las dos tenían ese cuerpo.

- Siempre el mismo estúpido insensible vos, infeliz!!! Lloro porque se murio la vecina!

- ¿La de acá al lado? Pero si io la vi lo mas bien aier nomás. ¿Qué le pasó?

- Le dio un infarto. ¿Te acordai de la Chilindrina? La catita que le había regalado l’hijo. Ayer se le murió y la enterró y hoy se le apareció adentro de la jaula.

Related posts:

  1. Promo de fernet 1882 “Un sillón de amigos”

Leave a Reply



  • Política de privacidad del blog